La Traviata

Comprar boletos
Julio 2024 Next
Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Do

 

Duración aproximada: 2 horas 45 minutos, 2 intermedios (20 minutos cada uno)
Idioma: En italiano, subtítulos en checo, inglés

 

La traviata de Giuseppe Verdi, con libreto basado en la novela de Alexandre Dumas La dama de las camelias, que trata sobre Marie Duplessis, la famosa cortesana e ídolo de la sociedad parisina de la década de 1840, es en realidad la primera gran ópera que aborda un tema social contemporáneo. El estreno de la obra en 1863 en Venecia fue un fracaso: el público quedó consternado de que el papel principal fuera asignado a una cortesana que, además, era retratada de manera positiva. Sin embargo, la ópera de Verdi pronto comenzó a recibir elogios y hoy en día es uno de los títulos más populares en el repertorio mundial.

 

ADVERTENCIA: Productos de tabaco y desnudez están presentes en la actuación.
Apto para público a partir de 15 años.

 

Argumento

Lugar: París y sus afueras.

Época: alrededor de 1850.

 

Acto I

El salón en casa de Violetta

Violetta Valéry, una cortesana, da una lujosa fiesta en su salón de París para celebrar su recuperación de una enfermedad. Uno de los últimos en llegar a la fiesta es Gastón, un conde, que llega acompañado de su amigo, el joven noble Alfredo Germont, el cual hacía tiempo que deseaba conocer a Violetta, pues la adoraba desde lejos. Mientras pasea por el salón, Gastón le dice a Violetta que Alfredo la ama, y que mientras ella estaba enferma, él la visitó cada día. Alfredo, una vez presentados, le expresa su preocupación por su delicada salud, y luego le declara su amor

El barón, actual amante de Violetta, espera cerca para llevarla al salón donde le piden que haga un brindis, pero él lo rechaza, y la gente se vuelve a Alfredo (Alfredo, Violetta, coro: Libiamo ne' lieti calici — «Brindis»).

 

Desde la habitación vecina, se escucha el sonido de la orquesta, y los invitados se aproximan para bailar. Mareada, Violetta pide a sus invitados que vayan por delante y la dejen descansar hasta que se recupere. Mientras los invitados bailan en la habitación próxima, ella ve su palidez en el espejo. Alfredo entra y expresa su preocupación por su frágil salud, y más tarde le declara su amor (Alfredo, Violetta: Un dì, felice, eterea — «El día que te conocí»). Al principio, Violetta lo rechaza porque su amor no significa nada para ella, pero hay algo en Alfredo que le llega al corazón. Cuando él se marcha, le regala una camelia, y le dice que regrese cuando la flor se haya marchitado. Ella le promete reunirse con él al día siguiente.

Después de que los invitados se han marchado, Violetta analiza la posibilidad de una relación con amor verdadero (Violetta: Ah, fors'è lui — «Quizá sea él»). Finalmente, desecha la idea: necesita ser libre para vivir su vida, día y noche, de un placer a otro (Violetta: Sempre libera — «Siempre libre»). Desde fuera del escenario, la voz de Alfredo se oye cantando acerca del amor mientras baja por la calle.

 

Acto II

Escena primera: en la casa de campo de Violetta en las afueras de París

Tres meses después, Alfredo y Violetta llevan una existencia tranquila en una casa de campo, en las afueras de París. Violetta se ha enamorado de Alfredo y ha abandonado completamente su estilo de vida. Alfredo canta su vida feliz juntos (Alfredo: De miei bollenti spiriti — «De mis salvajes sueños de éxtasis»). Annina, la doncella, llega desde París, y, cuando Alfredo le pregunta, le dice que ella fue allí a vender los caballos, los carruajes y todo lo que Violetta posee para apoyar su estilo de vida en el campo.

 

Al enterarse, Alfredo se siente abrumado y se dirige de inmediato a París para corregir la situación él mismo. Violetta regresa a casa y recibe una invitación de su amiga Flora a una fiesta en París, que será esa tarde. El padre de Alfredo, Giorgio Germont, llega a la casa y exige a Violetta que rompa su relación con su hijo por el bien de su familia, pues la suerte de su hermana ha sido destruida por su conexión con ella, ya que su reputación como cortesana compromete el nombre Germont (Giorgio: Pura siccome un angelo — «Tengo una hija pura como un ángel»). Mientras tanto, él queda impresionado por la nobleza de Violetta, algo que no esperaba de una cortesana. Ella le responde que no puede poner fin a su relación porque lo ama mucho, pero Giorgio le ruega por el bien de la familia. Violetta escucha, con un creciente remordimiento, las patéticas palabras del señor Germont y finalmente se muestra conforme (Violetta, Giorgio: Dite alla giovine — «Di a esa niña tuya») y dice adiós a Giorgio. En un gesto de gratitud por su bondad y sacrificio, Giorgio la besa en la frente antes de dejarla a solas llorando.

 

Violetta decide abandonar a su amado, y le deja a Annina una nota para Flora donde le dice que acepta la invitación a la fiesta y, mientras escribe su carta de despedida a Alfredo, entra este. Apenas puede controlar su tristeza y sus lágrimas; le habla repetidamente de su amor incondicional (Violetta: Amami, Alfredo — «Ámame, Alfredo»). Antes de apresurar su partida a París, entrega la carta de despedida a su sirviente, para que se la entregue a Alfredo.

Pronto, los sirvientes le llevan la carta a Alfredo y, tan pronto como la ha leído, Giorgio regresa e intenta reconfortar a su hijo, recordándole a su familia en Provenza (Giorgio: Di Provenza il mar — «El mar de Provenza»). Alfredo sospecha que el barón está detrás de su separación con Violetta y de la invitación a la fiesta, que él encuentra en la mesa, fortaleciendo sus sospechas. Decide enfrentarse a Violetta en la fiesta. Giorgio intenta detener a Alfredo, pero él sale apresuradamente.

 

Escena segunda: fiesta en casa de Flora

En la fiesta, el marqués le dice a Flora que Violetta y Alfredo se han separado. Pide a los animadores que interpreten para los invitados (Coro: Noi siamo zingarelle — «Somos gitanillas»); (Coro: Di Madride noi siam mattadori — «Somos toreros de Madrid»). Gastone y sus amigos se unen a los toreros y cantan (Gastone, coro, bailarines: È Piquillo, un bel gagliardo — «Fue Piquillo, tan joven y gallardo»).

 

Para ahogar su pena, Violetta, se consume aún más profundamente en su libertinaje. Llega el barón Douphol. Ven a Alfredo en una mesa de juego. Cuando él la ve, Alfredo proclama en voz alta que se llevará a Violetta a casa con él. Sintiéndose enojado, el barón se acerca a la mesa de juego y se une a él en el juego. Conforme apuestan, Alfredo gana grandes cantidades de dinero hasta que Flora anuncia que la cena está preparada. Alfredo se va con puñados de dinero.

Antes de que Alfredo abandone el salón, Violetta le pide hablar con él. Temiendo que la ira del barón le llevará a desafiar a Alfredo a un duelo, ella amablemente le pide a Alfredo que se marche. Alfredo confunde sus temores y se enfrenta a ella, exigiéndole que admita que ella ama al barón. Dolorida, ella lo admite y, furioso, Alfredo llama a los invitados para testificar lo que él tiene que decir (Questa donna conoscete? — «¿Conocéis a esta dama?»). La deshonra tirándole dinero que dice le debe por los servicios prestados mientras vivieron juntos, enfrente de los invitados. Violetta se desmaya abrumada por la enfermedad y la pena. Los invitados riñen a Alfredo: «Vete de una vez, te despreciamos. Has insultado a una noble dama».

 

En busca de su hijo, Giorgio entra en el salón y, sabiendo el significado real de la escena, denuncia el comportamiento de su hijo (Giorgio, Alfredo, Violetta, coro: Di sprezzo degno, se stesso rende — «Digno de desprecio es el hombre»).

Flora y las damas intentan convencer a Violetta para que abandone el salón, pero esta se vuelve hacia Alfredo: Alfredo, Alfredo, di questo cuore non puoi comprendere tutto l'amore — «Alfredo, Alfredo, no puedes entender todo el amor de este corazón».

 

Acto III

Algunos meses después de la fiesta, Violetta aparece en la cama debido al avance de la tuberculosis. El doctor Grenvil le dice a Annina que Violetta no vivirá mucho puesto que su enfermedad ha empeorado. A solas en su habitación, Violetta lee una carta del señor Germont, en la que le dice que el barón sólo fue herido en su duelo con Alfredo; que ha informado a Alfredo del sacrificio que Violetta ha hecho por él y su hermana; y que él envía a su hijo a verla tan pronto como sea posible para pedir su perdón (Violetta: Teneste la promessa — «Habéis mantenido la promesa»). Pero Violetta siente que es demasiado tarde (Violetta: Addio del passato — «Así se cierra mi triste historia»).

Annina se apresura a la habitación para decir a Violetta que ha llegado Alfredo. Los amantes quedan reunidos y Alfredo sugiere que ellos abandonarán París (Alfredo, Violetta: Parigi, o cara, noi lasceremo — «Querida, dejaremos París»).

 

Pero es demasiado tarde: ella sabe que su tiempo se ha agotado (Alfredo, Violetta: Gran Dio! morir sì giovane — «¡Oh, Dios! Morir tan joven»). El padre de Alfredo entra con el médico, lamentando lo que ha hecho. Después de cantar un dúo con Alfredo, Violetta revive rápidamente, exclamando que el dolor y la incomodidad la han abandonado (Violetta, Alfredo, Germont, Anina, Grenvil: Prendi, quest'è l'immagine — «Toma, esta es la imagen de mis días pasados»). Un momento después, ella muere en brazos de Alfredo.

Programa y reparto

Dirección: Vincenzo Milletarì, Jiří Štrunc, Anna Novotná Pešková

Violetta Valéry: Zuzana Marková, Jana Sibera, Lucie Kaňková

Alfredo Germont: Oreste Cosimo, Alejandro Del Angel

Giorgio Germont: Stepan Drobit, Daniel Luis de Vicente, Svatopluk Sem

Flora Bervoix: Kateřina Jalovcová, Sylva Čmugrová

Gastón: Daniel Matoušek, Michal Bragagnolo, Michael Skalický

Barón Douphol: František Zahradníček, Roman Vocel

Marqués de Obigny: Ivo Hrachovec, Miloš Horák

Doctor Grenville: Pavel Švingr, Oleg Korotkov

Annina: Markéta Frýdová, Lubomira Popova Alabozova, Lucia Bildová

Comisionado: Pavel Borek, Vladimír Müller

Sirviente (duplicado): Jindřich Nečesaný, Zdeněk Haas

Doméstico de Flora: Michael Skalický, Sergej Smirnyj

 

Libreto - Francesco María Piave

Dirección de escena - Arnaud Bernard

Escenografías - Cámara Alessandro

Disfraces - Carla Ricotti

Diseño de iluminación - Patrick Méeüs

Maestro de coro - Adolf Melichar

Dramaturgia - Jitka Slavíková

Galería de fotos
Národní divadlo
© Národní divadlo
Národní divadlo
© Národní divadlo
Národní divadlo
© Národní divadlo
Národní divadlo
© Národní divadlo

Ópera Estatal de Praga

La Ópera Estatal de hoy


La Ópera Estatal (antes la Ópera Estatal de Praga, entre 1948 y 1992 el Teatro Smetana, y en un principio el nuevo teatro alemán) ha sido una parte del Teatro Nacional desde 2012. La Ópera y Ballet conjuntos dan interpretaciones de repertorio en la Ópera Estatal.


Historia


La Ópera Estatal de Praga reside en el edificio que el 5 de enero, 1888 era inaugurado como estadio alemán Praga con el desempeño de la ópera de Wagner, Los maestros cantores de Nuremberg. En el siglo 19, Prague alemanes realizaron en el Teatro de la inmobiliaria en alternancia con una compañía checa. El deseo de su propio teatro dirigido a las negociaciones en 1883 para la construcción de un nuevo edificio del teatro de la Asociación de Teatro Alemán. Durante los próximos tres años, un plan fue elaborado y entregado al atelier de Viena de Fellner y Hellmer. También la participación en el diseño fue el arquitecto del Teatro Municipal de Viena, Karl Hasenauer, mientras arquitecto praguense Alfons Wertmüller participó en la construcción. Financiación provino de colecciones privadas. Con su amplio auditorio y neo-rococó decoración, este edificio del teatro se encuentra entre las más bellas de Europa.


Dirección

En coche
En la calle Wilsonova, desde la izquierda, carril cerca del edificio de la Opera tomar la vía de acceso al garaje en superficie Slovan. La tarifa de estacionamiento es de 40 CZK / h.


En tranvía


En tranvía durante el día número 11 hasta la parada "Muzeum", a través del paso subterráneo bajo la calle Legerova en dirección del museo nacional, en el cruce gire a la derecha a lo largo de la construcción de nuevos buques de la National Museum.


Por tranvías diurnos Nos. 3, 9, 14 y 24 o tranvías nocturnos Nos. 51, 52, 54, 55, 56 y 58 a la parada "Václavské náměstí", y luego a pie cuesta arriba en la parte izquierda de la Plaza de Wenceslao en el semáforos en todo Wilsonova calles y Vinohradská. A continuación, gire a la izquierda por la construcción de nuevos buques de la National Museum.


En metro
Para la estación "Muzeum", las líneas A y C (verde y rojo), y luego a pie por la construcción de nuevos buques de la National Museum.

Eventos relacionados
Teatro Nacional de Praga
Praga - Teatro Nacional de Praga
Actuaciones: Ju 29 Ago 2024,
Casa Municipal Entradas
Praga - Casa municipal de Praga
Actuaciones: Lu 30 Sep 2024,
Casa Municipal Entradas
Praga - Casa municipal de Praga
Actuaciones: Sá 29 Mar 2025,
Teatro Nacional de Praga
Praga - Teatro Nacional de Praga
Actuaciones: Lu 28 Oct 2024,
Casa Municipal Entradas
Praga - Casa municipal de Praga
Actuaciones: Sá 16 Nov 2024,
Teatro Nacional de Praga - Antonín Dvořák
Praga - Teatro Nacional de Praga
Actuaciones: Sá 21 Sep 2024,